jueves, 26 de febrero de 2009

Educomunicación. Mario Kaplún



"Comunicar es una aptitud, una capacidad. Pero es sobre todo una actitud. Supone ponernos en disposición de comunicar, cultivar en nosotros la voluntad de entrar en comunicación con nuestros interlocutores. Nuestro destinatario tiene sus intereses, sus preocupaciones, sus necesidades, sus expectativas. Está esperando que le hablemos de las cosas que le interesan a él, no de las que nos interesan a nosotros. Y sólo si partimos de sus intereses, de sus percepciones, será posible entablar el diálogo con él. Tan importante como preguntarnos qué queremos nosotros decir, es preguntarnos qué esperan nuestros destinatarios escuchar. Y, a partir de ahí, buscar el punto de convergencia, de encuentro. La verdadera comunicación no comienza hablando sino escuchando. La principal condición del buen comunicador es saber escuchar".

"La verdadera comunicación no está dada por un emisor que habla y un receptor que escucha, sino por dos o más seres o comunidades humanas que intercambian y comparten experiencias, conocimientos, sentimientos (aunque sea a distancia a través de medios [o canales] artificiales. Es a través de ese proceso de intercambio como los seres humanos establecen relaciones entre sí y pasan de la existencia individual aislada a la existencia social comunitaria [...] Los medios masivos tal como operan actualmente en su casi totalidad no son “medios de comunicación” sino “medios de información” o “de difusión”. Podrían llegar a ser realmente “de comunicación” (y de hecho algunos pocos han logrado y demostrado serlo); pero para ello tendrían que transformarse profundamente [...] el proceso de la comunicación debe realizarse de modo que dé a todos “la oportunidad de ser alternativamente emisores y receptores”. Definir qué entendemos por comunicación equivale a decir en qué clase de sociedad queremos vivir"

Mario Kaplún


Educomunicador es un término acuñado por Mario Kaplún en su libro "Una Pedagogía de la Comunicación" para referirse a un nuevo tipo de profesionales que conjugan la educación con la comunicación, utilizando como herramienta las nuevas tecnologías.

Para desempeñar sus funciones, tanto en una ONG, en un centro educativo, como en un canal de televisión, que buscan desarrollar y mejorar su capacidad comunicativa y la de sus alumnos, mediante el principio del diálogo de Paulo Freire. Tiene sus orígenes en el siglo XX, concretamente la figura del educomunicador aparece en los últimos 20 años.

El concepto Educomunicar va más allá que la mera adicción de los términos que lo componen, Educar y Comunicar.

Educomunicar consiste en la impartición de una educación comunicativa, participativa y colaborativa, apoyada en los nuevos medios tecnológicos que hacen posible poner en práctica este nuevo concepto. Aunque para poder educomunicar no es imprescindible el uso de nuevas tecnologías ( como en el caso del maestro C. Freinet) si es verdad que estas han ampliado increíblemente las posibilidades del educomunicador, posibilitando no solo muchas más actividades sino el acceso a información y comunicación con el exterior que supera con creces la información sacada del propio territorio y la comunicación con los habitantes de la propia ciudad y a lo sumo con los estudiantes de otra escuela del país, como en el caso citado de C. Freinet. Para poder educomunicar en la sociedad del conocimiento, se hace necesario el conocimiento y entendimiento de los nuevos medios tecnológicos de información y comunicación (TICs), así como de sus posibilidades, puestos al servicio de una educación integradora, que permita potenciar la participación e interrelación entre sus miembros. Por ello se hace necesaria una formación previa sobre los medios que se van a utilizar, tanto por parte del educomunicador como de los miembros del entorno educomunicacional, que permitan a todos ellos desarrollar con garantías una participación activa. Los propios medios impondrán una serie de limitaciones a los participantes (limitación impuestas por el medio, la plataforma o el programa software que se utilice), que deberán de intentar salvar para que la comunicación sea fluida, y nunca deberían de ser una excusa para colaborar en el desarrollo del conocimiento.

Educomunicar no es formar a través de los nuevos medios y nuevas tecnologías, educomunicar es utilizar todos los medios al alcance para recibir feedback, construir conocimiento apoyado en una colaboración activa de sus miembros, permitir cuestionar las imposiciones y dogmas impuestos a la sociedad, es facilitar la actuación como emisores y receptores entre todos los miembros del grupo incluido uno mismo, es fomentar los análisis basados en distintas fuentes, interpretarlos y generar nuevo conocimiento, es, en definitiva, fomentar una educación activa, basada en una comunicación bidireccional y abierta con los medios puestos a nuestra disposición, donde el punto central está en la creación de conocimiento de manera grupal, indispensable para adaptarse a la sociedad del conocimiento.

En línea con lo expuesto anteriormente, sería interesante reflexionar acerca del papel práctico que desempeña el educomunicador en la sociedad actual. Y es que sin ninguna duda, uno de los grandes retos pendientes del Educomunicador todavía hoy es conseguir llevar a la práctica diaria del mayor número de personas posible la capacitación comunicativa de las mismas, o lo que es lo mismo, el dominio de los lenguajes y las tecnologías de los medios de comunicación con el fin de hacer posible la realización de análisis críticos y producción de mensajes a través de distintos soportes tecnológicos.

La figura del Educomunicador en los centros educativos debería llegar a ser la de un profesional responsable del asesoramiento y la formación de los distintos docentes pertenecientes a los distintos departamentos (bien fuera a través de cursos, seminarios dirigidos a los docentes o cualquier otra iniciativa similar), con el fin de facilitar la adquisición de las competencias necesarias para utilizar los medios, no solo desde una perspectiva técnica o descriptiva, sino además con capacidad de escoger críticamente aquel material que pudiera resultar de mayor interés para su utilización en el aula, o crear distintas estrategias docentes que permitieran un aprovechamiento óptimo de los recursos disponibles por parte de los alumnos.

Aunque la finalidad educomunicadora de los centros educativos es utilizar los medios como herramienta para el aprendizaje, no cabe duda, que en todos los niveles del sistema educativo, el alumno se pone en contacto con medios comunicativos (y no transmisivos, como la radio y la tele) que le ofrecen mayor número de posibilidades de aprendizaje del currículum normal. Pero no existe una tendencia clara a la enseñanza de estas tecnologías comunicativas que permiten la interacción.

Texto completo en http://es.wikipedia.org/wiki/Educomunicador


De medio y fines en comunicación
Mario Kaplún


Mario Kaplún: La Comunicación como actitud de vida
Virginia SILVA PINTOS

Hacia nuevas estrategias de comunicación en la
educación de adultos1
Mario Kaplun


Medios de comunicación y educación Roberto Aparici Marino

Mario Kaplún - Una Pedagogia de la comunicación LIBRO


La reinvención de la educomunicación, Roberto Aparici, Rebelión


10 CONSEJOS DE MARIO KAPLÚN

Mario Kaplún: La Comunicación como actitud de vida

The Medium is the Message. Marshall Mcluhan's concept

2 comentarios:

mobesse dijo...

El prefijo edu- y la palabra pedagogía me producen mucha desconfianza. No he conocido a ningún pedagogo que mereciera la pena; casi todos están en su torre de marfil de la Universidad, escribiendo sus tratados y manuales teóricos. Por otra parte la enseñanza que yo conozco y practico no se basa en la pedagogía, sino en la sensatez, en la atención, en la sensibilidad, en la solidaridad, en el respeto y cariño al Otro, que son valores generales, no específicos o profesionales. Un libro que se titulase Trucos para ligar y otro de pedagogía serían dos cosas muy parecidas.
También la comunicación se está volviendo una cosa de gurús.
Es deprimente que, después de estudiar una carrera universitaria, tenga uno que hacer cursos y masters sobre habilidades sociales, comunicación, resolución de conflictos, mediación, asertividad y cosas por el estilo. Se ve que la técnica y la humanidad por sitios distintos.

Lo que importa es la actitud; luego a esta actitud (buena) la podemos llamar comunicación y otras muchas cosas.
Si por mí fuera seguiríamos con Trivium y el Quadrivium.

julia dijo...

se ve que la universidad ya no va en paralelo con la dirección que está tomando el caldo de cultivo de la sociedad... dejaron mucho que desear hace tiempo... ahora están para cortar alas en vez de para enseñar a volar... en definitiva, un desastre de educación que se e reflejado en esos titulados/as que salen de los campus y ni siquiera saben que echar de menos se escribe sin hache... con lo importante que es la hache y con lo importante que es echar de menos...

un beso sam.