miércoles, 26 de diciembre de 2007

11-S Terrorismo de Estado



11 de septiembre de 2001 - Engaño global es la primera película italiana sobre los atentados que hace cinco años cambiaron el curso de la historia
Ya sea por las guerras provocadas – cuyas repercusiones a nivel global son actualmente desmedidas - ya sea por el precio casi duplicado de la gasolina que todos consumimos a diario, no hay aspecto de nuestra vidas cotidianas que no esté siendo influido, aunque de manera tangencial, por aquellos hechos.

En consecuencia, dado que se trata de un problema que nos afecta a todos y en igual medida, es sumamente importante enfrentar este tema con seriedad y responsabilidad, evitando dividirnos en bandos contrapuestos que sólo conllevan a separaciones dañinas.

En el gran revuelo mediático que se está generando sobre el 11 de septiembre, esta película-encuesta intenta aclarar la situación diferenciando las acusaciones ridículas de las verdaderas responsabilidades no asumidas, en el intento de evitar que debido a la inconsistencia de las primeras, se oculten las segundas. Y lo hace adscribiéndose rigurosamente a hechos documentados y fácilmente verificables por todos nosotros.

No existe la "teoría del complot", sólo existen respuestas poco claras de parte de los gobiernos. Nosotros sólo queremos aclaraciones.

Massimo Mazzucco

Fuente texto y mas información: arcoiris.tv y sitio oficial: luogocomune.net

Ver o descargar de stage6 o descargar directamente el archivo de vídeo desde aquí: http://video.stage6.com/2026351/.divx

Archivo de vídeo: 485 megas [VOSE y 16-9][xvid-mp3]..1h,31m
mysteries 9/11 documental
(otro docu más, y yo me pregunto con todos los documentales que hay en internet sobre la mentira de las torres gemelas como es que no han puesto ninguno en el tele, por qué será por qué será
...)

Todos conocemos la historia oficial de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Supuestamente, unos 19 islamistas radicales, bajo la dirección de un tal Osama Bin Laden en Afganistán pudieron eludir con éxito los gigantescos servicios de inteligencia de EE.UU y sus aliados, esquivar fácilmente la seguridad en varios aeropuertos y embarcarse en cuatro aviones. Después, lograron secuestrar esos aviones sin ninguna resistencia por parte de los pilotos, dejar completamente inoperantes las defensas aéreas en la zona de vuelo más restringida del planeta y estrellar, con un control y puntería expertos, tres de esos aviones contra los mismismos símbolos del poderío económico y militar del país más poderoso de la historia. Pillaron a todos por sorpresa, en una operación de la que no se enteró nadie de antemano: ni la Casa Blanca, ni la CIA, ni el FBI ni el MI6 británico, nadie. La pulverización prácticamente total del hormigón y la destrucción del acero de las Torres Gemelas habrían sido la consecuencia inevitable del impacto de unos aviones de aluminio. Las invasiones de EE.UU a Afganistán e Irak serían una respuesta totalmente improvisada al terror, nada más que una búsqueda de justicia y venganza por los actos malvados de esos 19 terroristas fanáticos.
Sin embargo, existe una avalancha de pruebas que demuestran que esta historia es fraudulenta de principio a fin. Por ejemplo:

  • Cientos de testigos, incluyendo bomberos de Nueva York, escucharon explosiones en cadena antes y durante la desintegración de las Torres Gemelas.

  • El FBI ha declarado que no existen “pruebas sólidas” contra Bin Laden, la CIA desmanteló el año pasado su unidad dedicada a la búsqueda de Bin Laden y un oficial de la CIA ha reconocido que “dejaron escapar” a Bin Laden en Afganistán.

  • No despegaron cazabombarderos para perseguir a los aviones secuestrados, permitiéndoles así llegar a sus objetivos y dejando el Pentágono indefenso. Existen fuertes indicios que el Vice-Presidente Richard Cheney dio ordenes de desactivar a las defensas.
El 11 de septiembre ha sido el acto principal en una guerra psicológica contra los pueblos del mundo para despejar el camino para la cruzada de Estados Unidos en su “guerra contra el terror,” cuyo objetivo no es otro que apoderarse de los recursos energéticos de las zonas del centro de Asia y Oriente Medio, en un implacable asalto racista contra los pueblos de esa zona que ha dejado un saldo de cientos de miles de muertos en las guerras de Afganistán y Irak. Muchos países se suben al carro de la “lucha anti-terrorista,” para justificar reducciones drásticas de las libertades con controles propios de un estado policial, incrementos masivos del gasto militar y el mantenimiento de regimenes dictatoriales.
Tenemos un deber moral y ciudadano de desenmascarar esta mentira instalada en el centro de nuestra vida colectiva. Los atentados del 11-S (y sin duda, otros atentados de características parecidas y probablemente relacionados, como el 11-M) son obra de los poderosos y sus servicios secretos, perpetrados para servir a los intereses bélicos en situaciones de crisis, y los medios de comunicación son el instrumento preferido para encubrir estos hechos y mantener el lavado de cerebro al que someten a las masas del pueblo.
Los sucesos del 11 de septiembre son mucho más que hechos aislados de hace varios años; antes bien, nos afectan a todos, pues constituyen el pretexto para una guerra abierta y permanente. Y todo indica que el próximo objetivo va a ser Irán, por lo que pueden estar preparando un nuevo “detonante” como el 11-S.

1 comentario:

CresceNet dijo...

Gostei muito desse post e seu blog é muito interessante, vou passar por aqui sempre =) Depois dá uma passada lá no meu site, que é sobre o CresceNet, espero que goste. O endereço dele é http://www.provedorcrescenet.com . Um abraço.