lunes, 7 de julio de 2008

Beatles y la Contracultura










A lo largo de los últimos meses muchísimos lectores de la página me han pedido que explicara lo que esta por detrás de la contracultura de los años 60. Las personas que físicamente han vivido esa generación y esa experiencia, sin darse cuenta formaban parte de un gigantesco experimento social cuyos desastrosos resultados estamos viviendo y sufriendo en el día de hoy. Mientras que investigaba el fenómeno de la contracultura, encontré en una carta de Theo Adorno de la Escuela de Frankfurt dirigida a sus homólogos en el Instituto Tavistock que hablaba del “cambio de paradigma de la sociedad.” Si quisiésemos cambiar el mundo del futuro, más fácil hacerlo a través de los niños que a través de los adultos, porque los adultos, como regla general, tenemos bien establecidos nuestra escala de valores. No es así con los niños. Actuando a través de ellos y, cambiando el paradigma de la sociedad, hoy día podemos comprobar el abboregamiento y la degeneración de los jóvenes que nos rodean. El pequeño extracto a continuación, forma parte de mi primer capitulo en Los secretos del Club Bilderberg.
Creando la Contracultura
La «guerra» cultural abierta, aunque no declarada, contra la juventud norteamericana empezó en serio en 1967, cuando Bilderberg empezó a usar para conseguir sus objetivos conciertos al aire libre, consiguiendo mediante esta arma secreta atraer a más de cuatro millones de jóvenes a los llamados «festivales». Sin saberlo, los jóvenes se convirtieron en víctimas de un perfectamente planificado experimento con drogas a gran escala. Las drogas alucinógenas como la dimetoxipleniletilamina (STP), la fenciclidina (PCP) el dextrometorfan, la metilenedioxianfetamina (MDA), la dimetilgriptamina (DMT), el LSD, cuyo consumo propugnaban los Beatles y LSD Micro de Punto Azul 25 se distribuían libremente en estos conciertos. No pasaría mucho tiempo antes de que más de cincuenta millones de los que asistieron (entonces de entre 10 y 25 años de edad) regresaran a casa convertidos en mensajeros y promotores de la nueva cultura de las drogas o de lo que acabo conociéndose como la «New Age». [Las drogas alucinógenas son psicomiméticas, lo que quiere decir que imitan ciertos aspectos de la psicosis. Mediante la administración de drogas alucinógenas uno puede inducir temporalmente los síntomas de la psicosis y la esquizofrenia. La mayoría de los que usaron drogas alucinógenas en aquellos tiempos experimentaron cambios de personalidad que comportaron una alteración total de los sentidos.]
La intención de la escena de drogas LSD y el ambiente controlado que representaba no fue accidental, sino completamente intencionada. Tavistock poseía completos estudios sobre los cambios en la relación entre cerebro y conducta que producían las drogas alucinógenas. «Más adelante, los datos que se derivaron de este investigación fueron canalizados en el marketing a través de MTV y de cadenas de radio de las canciones «clásicas», éxitos de hace quince o veinticinco años, orientadas a un público adulto. Se han realizado varios estudios que demuestran que una canción o pieza musical asociadas con la niñez de una persona, al ser escuchada en un momento posterior de la vida, puede recuperar recuerdos y asociaciones de ese período infantil. La música popular [codifica] recuerdos en el oyente que se recuperan al oír la misma pieza musical, provocando una [analepsis de drogas], disparando un estado emocional infantil que te retrotrae a aquella época» [En un mecanismo idéntico o paralelo al que utilizan las propias drogas].
Pop de Monterey
Denominado oficialmente «Primer Festival Internacional de Pop de Monterey», el primer «festival» comercial de rock norteamericano se celebró en junio de 1967, dos años antes de Woodstock, y reunió a más de doscientos mil jóvenes en el parque de atracciones del condado de Monterey, en el norte de California, para un espectáculo que duraría tres días. Monterey Pop 1967 fue en ensayo general para la distribución masiva de un nuevo tipo de drogas, clasificadas como psicodélicas o alucinógenas, como el LSD, que se iban a hacer célebres y comunes en festivales al aire libre posteriores, como el propio Woodstock. Robert Santelli, en su libro Aquarius Rising, escribe «El LSD circulaba en abundancia en Monterey. Tabletas de «Púrpura de Monterey» (una substancia similar al LSD también conocida como «Bruma Púrpura») literalmente se le daba a cualquiera que quisiera experimentar un poco.» Los dos personajes responsables de su distribución durante Monterey Pop fueron un hombre misterioso de Coco Beach, Florida, llamado Peter Goodrich y legendario agente a sueldo de la CIA cuyo nombre en clave era «Coyote».
Uno de los organizadores del festival de Monterey fue John Phillips, un miembro del grupo de rock The Mamas and the Papas y antiguo agente de prensa de los Beatles. Phillips era un vendedor de drogas y drogadicto estrechamente relacionado con Roman Polanski, Sharon Tate, Mamma Cass [la cantante de The Mamas and the Papas], Dennis Wilson de los Beach Boys y muchas otras celebridades de Hollywood de la red de satanistas centrada en Charles Manson, todos ellos envueltos en lo oculto a finales de la década de 1960. El 10 de junio de 1967, una semana antes del Primer Festival Pop de Monterey, Phillips lanzó una canción llamada «San Francisco», que vendió más de cinco millones de copias. «La canción llamaba a los jóvenes [el nuevo movimiento «hippie»] de todo el país a «venir a San Francisco con flores en el pelo». Algunos de los que fueron se convirtieron en víctimas de Charles Manson y su familia, que reclutó a su «familia» (su culto), exclusivamente entre jóvenes que habían escapado de casa.
Además de ser adoradores de lo oculto, Polanski y Tate estaban metidos de lleno en drogas duras y orgías sexuales. Mama Cass y John Phillips estaban relacionados con Manson a través de la «Iglesia del Proceso del Juicio Final», una rama de la Iglesia de la Cienciología fundada en Inglaterra a mediados de la década de 1960 por un par de ex cienciólogos, Robert y Mary Ann DeGrimston. En sus inicios, su organización era un grupo de psicoanálisis conocido como Análisis de Compulsiones, que usaba un «proceso» similar a la «auditoría» de la cienciología. En algún punto, sin embargo, el grupo desvió su interés hacia lo oculto y cambió su nombre a la «Iglesia del Proceso del Juicio Final», transformándose de un grupo de autoayuda en un espeluznante puñado de pseudo-satanistas que basaba su teología en la proximidad del fin del mundo y que aceptaba sacrificos humanos. Estos datos se vieron confirmados en el controvertido libro de Maury Terry The Ultimate Evil, publicado a finales de la década de 1980. De hecho, la novia de Mick Jagger en aquellos días, Marianne Faithful, apareció en la portada de una publicación de la Iglesia del Proceso. [The Rolling Stones eran adoradores de Satanás y formaban parte de la invasión británica que lideraron los Beatles y que fue controlada y programada por las mismas personas que ayudaron a los adolescentes a «descubrir» a los Beatles.]




























La Era de Acuario: el festival de música de Woodstock
El mayor concierto de todos los tiempos, el «Woodstock Music and Art Fair» al aire libre, fue calificado por la revista Time como un «Festival de Acuario» y como «el espectáculo más grande la historia». Woodstock se convirtió en parte del léxico cultural de toda una generación. El término «Acuario» se escogió con sumo cuidado. Según los astrónomos, las eras progresan en movimiento inverso, yendo en dirección opuesta al sol, que se mueve de Acuario a Piscis, de Piscis a Aries, etc. La Era de Piscis (una noción consecuencia de la precesión de los equinoccios, según los astrólogos) es el periodo que abarca desde aproximadamente 200 a. J. C. hasta la actualidad. El resultado final es que aproximadamente casi 2.160 años la precesión de los equinoccios hace que el equinoccio de primavera pase de una constelación a otra. Parece que estamos al final de la Era de Piscis y el principio de la Era de Acuario. La Era de Acuario, pues, quiere decir que la Era de Piscis, que era la era de Cristo, ha llegado a su final.
«En Woodstock», escribe el periodista Donald Phau, «casi medio millón de jóvenes se reunieron para que les drogaran y les lavaran el cerebro en una granja. Las víctimas estaban aisladas, rodeadas de excrementos, hasta los topes de drogas psicodélicas y se las mantuvo despiertas durante tres días consecutivos, todo con la plena complicidad del FBI y altos cargos del gobierno. La seguridad del concierto la aportó una comuna hippie entrenada en la distribución masiva de LSD. De nuevo, serían las redes de la inteligencia militar británica las que lo iniciarían todo», con la ayuda de la CIA a través de su ex director William Casey y de sus contactos con Sefton Delmer del MI6, cuyo contacto Bruce Lockhardt fue el controlador del MI6 de Lenin y Trotsky durante la revolución bolchevique.
Una comuna hippie conocida como la Hog Farm (la granja de cerdos) fue contratada para llevar la seguridad. Esta comuna estaba dirigida por un tal Wavy Graver, que conjuntamente con Ken Kesey (Autor de Alguien voló sobre el nido del cuco, que reflejaba sus experiencias como voluntario en experimentos médicos sobre los efectos del LSD) participó en la operación MK-Ultra. Sin embargo, los organizadores de conciertos sabían perfectamente que Hog Farm estaba metida en tráfico de drogas. John Roberts, escribe «Lo único que cobraron fue el transporte a y desde el festival... una fuerza de seguridad que tenía la misma pinta, hablaba igual y olía igual que el público entre el que se movía sería a la vez muy creíble y altamente efectiva... y lo más importante, sabían de drogas, distinguían el buen ácido del malo, los buenos viajes de los malos, la medicina del veneno, etc.» La famosa comuna hippie secreta, Hog Farm, no era otra cosa que un grupo psicodélico de la costa oeste llamada los «Merry Pranksters», que distribuyeron LSD en el festival, estaban dirigidos por el propio Ken Kesey y controlados por agentes de la operación MK-Ultra de la CIA.
Daniel Estulin. 08-03-2007

http://danielestulin.es/?op=noticias&noticias=ver&id=191&idioma=es