jueves, 14 de junio de 2007

sobre la vivienda
















La vivienda conviene, hablar de ella, en contra a favor, ¡que precios más alto killo¡, ¡por una vivienda digna!, manifestaciones ignoradas o aplaudidas, conviene políticamente de la misma manera porque convienen esos miedos, mientras, atrás van haciendo y deshaciendo, mientras que estemos 40 años de nuestra vida trabajando para esa vivienda, mientras q sigamos consumiendo sin plantearnos nada, ¿Quiénes somos a dónde vamos?, yo voy a comprarme mi casa, mi coche y tu ¿dónde vas?.
La seguridad, tener un piso, poder comer. No tengo ningún amigo q haya pasado hambre ni que se haya quedado en la calle tirado, en cambio si tengo muchos q tienen miedo a pasar hambre o no tener piso y yo me pregunto ¿de dónde viene ese miedo?, hay una herencia histórica, unos miedos heredados y una necesidad perversa de seguridad, el problema es que una vez salvada esa seguridad básica: tienes un techo, comes, agua potable, wáter donde cagar tranquilo, después de estas necesidades básicas solucionadas vendrán otras, muchas más necesidades de seguridad neurótica o de ocio superficial, todas incrustadas en nuestro cerebelo desde que te dijeron que es lo que era ser un hombre o mujer de provecho, un ciudadano adaptado, educado y limpio del "primer mundo"… y no te lo creíste pero sigues insistiendo en creértelo, ¿por qué?...
Hace falta salirse un poco de la rueda para mirar, hace falta salir a la calle a pasear sin saber dónde vas, ¿Cuándo has hecho eso?, ¿Cuándo fue la última vez que lo hiciste?, pasear contigo, tomarte un café contigo y decidir quien eres realmente, quien quieres ser, que quieres hacer con tu vida, descubrir cuales son tus necesidades reales y ver las impuestas por la sociedad, ¿pero es que hay que vivir, quien paga las facturas, la luz, el agua, el móvil?, todo esta bien estructurado por las empresas, la política, los medios, para cerrar las diferencias, para que uno no se salga del endeudamiento hasta que muera, la deuda de la vida ese si q es un pecado original. Y es que después de 9 horas de trabajo quien se va a poner a pensar en tonterías, yo quiero divertirme, descansar, ver películas tontas q no me planteen demasiadas cosas, bastante tengo ya con lo que tengo y así vamos, ….queda siniestrada la mente crítica porque te lo mereces, has trabajado para ganarte el pan y te lo mereces, te mereces ese descanso, tienes esa satisfacción, casi química, contigo mismo, una vez que sales del trabajo, cumplida la obligación diaria, llegado el fin de semana. ¿Pero no son esas unas necesidades demasiado primarias?, ¿no deberíamos a aspirar a algo más estando como estamos en el “primer mundo”?, para ello, lo primero es querer hacerlo, querer tomar conciencia, ir despertando, esto es ser crítico con uno mismo y con la sociedad q te rodea, pero…., pero eso da miedo y mejor comprarme otra casa, seguir en la rueda o comprarme otro sofá o pasar a comer mejor, en restaurantes finos, ¡ahora que puedo pues lo tengo q hacer!, antes no podía, y nunca será suficiente, el mercado es tan amplio y variado, todo lo que se pueda hacer: casarte, tener hijos, creer en dios, comprarte una casa, un coche, otro coche, una pantalla de plasma, una cocina de vitrocerámica, otras vacaciones con pulserita, canal + ,vía digital, la plastation 3000, el perro, la secadora de plato, la termomix, o la sudamericana que te cuide a los críos, funcionar, hay que funcionar, antes de pensar porque funcionas hay que funcionar
Si, en efecto, el proletariado de la 1ª revolución industrial no tenía televisión de plasma, pero en que hemos evolucionado además de en supervivencia, longevidad y "comodidad", porque ahora tb las necesidades primarias como la vivienda se tornan imposibles, ya q debemos satisfacer tantas necesidades creadas, inventadas, sugestionadas, manipuladas que nos llegan gracias a esas pantallas de plasma, que al final, lo que adelantamos por un lado lo hemos atrasado por el otro, incluso retrocedido ya que el proletariado de la primera revolución industrial al menos estaban unidos en su lucha, con más conciencia humana de lo que lo estamos nosotros…., yo me pregunto ¿cuanto vida cuantificable gasta la gente en solucionar sus necesidades primarias? (alimento, vivienda, dormir), ¿cuanta vida gasta la gente en las necesidades creadas? (adquisición de objetos de consumo, entretenimiento abyecto, ocio superficial? ¿cuanta vida invierte la gente en desarrollarse como persona? (conocimiento de ti mismo, del mundo que te rodea, de encontrar un sentido real e individual a tus acciones)
La televisión basura con su narcótica publicidad y la estúpidas comodidades, la organización estructural del capitalismo a fin de cuentas se torna enemiga del desarrollo del ser humano, es un hecho evidente que debemos cambiar el modelo económico y político en el que vivimos, para empezar habría que reelaborar la constitución con la participación ciudadana.
Conversaciónes de Javier de la Ribiera con Javier Rivera

Videos



2 comentarios:

Niebla dijo...

Esa incapacidad de tener mente crítica en estos tiempos creo que no solo afecta al que llega a casa reventao de currar, afecta a todos los seres humanos independientemente de su situación socioeconómica creo, yo durante mucho tiempo he tenido dias donde no llegaba cansado ni frustado de trabajar, y seguia perdiendo un rato todos los dias en ver mierda en la tele como de costumbre, costumbre que arrastraba desde la adolescencia ademas. Quite la antena como muchos hacen. Con la de peliculas y de todo que tenemos en internet me parece que la tele pierde lo poco de útil que le quedaba. En internet estan todos los programas interesantes que programen cada semana, y no hace falta tragarse horas de anuncios.
Viva intenne.

www.libreriaenlared.com dijo...

si, viva internet y el emule, ahora tenemos que crear buenas redes para que toda la gente dispersa pero con ganas de hacer cosas se organicen y empiecen a canbiar este modelo capitalista, de consumo fascista que va en contra del desarrollo del ser humano